Hay que tratar de promocionar, controlar y mantener el programa de reciclaje del papel de oficina de una forma constante.

Al mismo tiempo que los grandes sistemas de producción comerciales e industriales reducen sus residuos internos, se están incrementando sus esfuerzos respecto al reciclaje y a la reducción de los costes asociados con la generación de residuos.