Son varias las leyes que deben tenerse en cuenta tanto en lo que se refiere al tratamiento de documentación confidencial como en lo relacionado con la destrucción de ésta.

Alrededor del 73% de las empresas no disponen de una metodología de clasificación y almacenamiento de documentos con datos personales o información confidencial. Hasta el punto de que es un porcentaje muy bajo el que dispone de dicha metodología de clasificación.