Cada vez se hace más urgente el desarrollo de nuevos materiales que puedan ser utilizados en lugar del plástico y productos similares. De hecho, más de 6 toneladas y media de plástico al año, son arrojadas a los océanos del planeta; y por cada kilómetro cuadrado flotan más 13,000 partículas plásticas ya sea en la superficie o en las simas marinas.