Para que una empresa pueda llevar a cabo dentro de la legalidad un uso correcto de la información confidencial que maneja, debe tener conocimiento, en primer lugar, de lo que la Ley de Protección de Datos incluye.