Cualquier empresa que decida contratar un servicio de destrucción de documentos e información confidencial debería solicitar que, una vez finalizado el proceso, se les entregue un certificado de destrucción firmado, en el que se establezca la fecha en la que los materiales fueron recogidos y su posterior fecha de destrucción