La mejor manera de proteger datos confidenciales no se encuentra en sofisticados medios de encriptación o en cajas fuertes.