Sin duda alguna fenómenos como el del microblooging han servido para hacer patente lo que ya el aforismo nos había dejado saber en su superioridad sobre los farragosos tratados de cualquier tema: la brevedad es un arte provechoso.