La destrucción de archivos documentales parecería un procedimiento simple, tanto en su puesta en práctica como en las causas de la utilización. Sin embargo, su relevancia no alcanzaría los niveles que tiene – prácticamente indispensables para la viabilidad de las organizaciones contemporáneas- si fueran así de sencillas las condiciones de su posibilidad.