Tres dimensiones de la destrucción documental

por All-Safe / 4 de Noviembre de 2009

Existen actividades humanas que están encaminadas a solventar ciertos requerimientos prácticos. Son acciones que se destacan por su especialización, por su atención concentrada en cierto aspecto de un problema, o trámite, con el fin de resolverlo con la máxima eficiencia.

Tres dimensiones de la destruccion documental No obstante, tales labores, por su propia singularidad, tienden a no ser demasiado significativas, por lo cual su efecto difícilmente se aprecia a largo plazo. Esa es la razón por la cual han de ser repetidas frecuentemente, para afianzar su efecto. No es el caso de la destrucción documental, puesto que la razón de su ser, importancia y alcances y se mueve en otro orden de actividades, como explicaremos a continuación.

Un trabajo con sentido

La destrucción documental, por su parte, pertenece a ciertas tareas indispensables para el sostenimiento de todo proyecto, y que por su relevancia consiguen extender su influjo en más dimensiones que la meramente utilitaria.

De inicio, por los antecedentes que impulsan esta actividad industrial, se desarrolla una proyección al pasado, directamente a las causas que justifican su injerencia en los menesteres organizacionales.

Por ejemplo, los severos conflictos que un deficiente procedimiento de archivo ha generado, para finiquitar de buena manera una transacción corporativa; las multas y penalizaciones, que el extravío de cierta documentación legal han producido; o incluso los grandes dispendios en gastos que el almacenaje de archivos obsoletos e inservibles le han costado a un negocio. T
Todos estos antecedentes, instructivo legado del ayer, son tomados en cuenta en el momento de implementar una estrategia de destrucción responsable de archivos documentales, como la que ofrece la compañía All-Safe.

El sentido de un trabajo

Pero la labor de All-Safe, y la del sector en general, también se relaciona con otras dimensiones. Y por lo tanto, si el pasado funcionó como motivación, el presente es la justificación ineludible para realizar este trabajo de la depuración razonada de documentos.

Casos que pueden hallar una solución precisa con este servicio son, por mencionar algunos, la reorganización de un negocio, la reubicación de un grupo de empleados, o la búsqueda de una segura táctica de ahorro para una empresa.

Esta es la segunda dimensión que atañe a la destrucción documental, el presente, las necesidades inmediatas. Las mediatas, pertenecen al futuro, en la concientización sobre el porvenir del mundo y nuestra responsabilidad con el mismo, en relación, por ejemplo, con el cuidado del medio ambiente y la protección de la ecología. La construcción de un mejor mañana es la tercera de las dimensiones que aborda la destrucción documental. Nuestra labor, en All-Safe, para usted.

 
1803

Comentarios (No hay registros)
No existen comentarios para esta entrada

Agrega un comentario