Visión empresarial y destrucción documental

por All-Safe / 26 de Octubre de 2009

No se puede aspirar a descubrir nuevos caminos si no se puede ver hacia donde se marcha actualmente. Y sin embargo, resulta vital un avance continuo en el dinámico entorno de los negocios. Es como una red de proyectos nacientes, entreverados con proyectos consolidados, influyendo mutuamente unos a otros como la relación que guardan los diferentes árboles de un bosque.

Vision empresarial y destruccion documental Para desenvolverse con soltura en este medio es necesario renovarse una y otra vez con novedosas ideas y desarrollos. Entre las condiciones para lograrlo destaca la destrucción documental, veamos de qué manera, a continuación.

Una posible definición

La destrucción documental en sí misma entraña la semilla de la visión empresarial, ese requerimiento que exige la modernidad de los negocios. Puede conceptualizarse como la eliminación de archivos y documentos que han perdido sus valores primarios y secundarios, sin prejuicio alguno de poder resguardar su información en medios de formato diferente.

Entre los criterios que determinan la obsolescencia de los archivos documentales, y por lo consiguiente su destrucción inmediata, se puede identificar, la pérdida de valores de tipo administrativo, legal o fiscal que no ostenten mérito histórico o relevancia alguna para la tecnología o las ciencias.

Valorar es mostrar valor

Como puede apreciarse, la destrucción documental fundamenta el sentido de su mecánica en un intenso trabajo de valoración. Esa circunstancia exhibe un nexo capital con el valor que necesita mostrar todo visionario de los negocios, esos ejecutivos que pueden revolucionar positivamente todo el medio con tan solo una intuición llevada hasta sus últimas consecuencias.

Pero para ello, es preciso depurar a una empresa de todo aquello que le imposibilite mirar hacia nuevos horizontes. Esa es la razón por la cual los archivos documentales resultan tan problemáticos cuando son objetos de un almacenaje innecesario: no solo por la falta de valía que muestran, sino por el valor negativo con que lastran a un negocio.

Es preciso entonces valorar, para tener valor. Determinar qué puede servir para una búsqueda de nuevas alternativas
empresariales, y qué elementos nos obstruyen en esa pesquisa vital e inaplazable. Puede afirmarse con sentido que un negocio tras nuevas oportunidades de aprovechamiento, no busca sino su propia propuesta contemplada desde otro punto de vista.

La visión que anima a una compañía determina las posibilidades futuras de su crecimiento. El que pueda vislumbrar un mayor número de opciones de desarrollo, depende de que tenga plena libertad para ello. La destrucción documental es en ese sentido, capital para lograr esa libertad.

 
3648

Comentarios (No hay registros)
No existen comentarios para esta entrada

Agrega un comentario